Inicio   Esto puede interesar a   A todos   ¿Dónde están las mujeres de la Prehistoria?

¿Dónde están las mujeres de la Prehistoria?

En el lenguaje utilizado tradicionalmente al escribir sobre la Prehistoria han predominado siempre los términos masculinos, como “la evolución del hombre”, “el hombre de las cavernas”… Esto ha hecho invisible a la mitad de la Humanidad durante mucho tiempo en los libros de Historia. Sabemos que la evolución del Hombre es en realidad cosa de hombres y mujeres.  Durante la Prehistoria todos los tipos humanos que han habitado en el Planeta se han organizado socialmente en grupos. En todas las épocas fue imprescindible la aportación de todos sus miembros, mujeres, hombres, niños y mayores, a las tareas de supervivencia que garantizaran el bienestar del conjunto. Y así fue también en los tiempos de Altamira.

MdA Dónde están las mujeres

Comunidades cohesionadas y bien organizadas. Tradicionalmente, en la reconstrucción de la vida cotidiana de las comunidades del Paleolítico se ha supuesto una división clara de funciones según el sexo en el seno de los grupos de cazadores – recolectores. Estos modelos tradicionales establecidos a lo largo del siglo XX son el resultado de una interpretación del pasado desde el presente, en un actualismo que está en revisión desde finales de siglo.

La caza ha sido una tarea atribuida sólo a los hombres, y, por extensión, también la fabricación de las herramientas, su diseño y utilización y, en general, toda la producción tecnológica. ¿Fue en realidad la talla de sílex una tarea sexuada en el inicio de nuestra Historia? ¿Fue la tecnología paleolítica “cosa de hombres”?. Si observamos con detalle los ámbitos en los que también las mujeres participaron necesariamente en el seno de sus comunidades, como la crianza y las tareas realizadas en los espacios habitados, apreciaremos que tuvieron que ser igualmente usuarias habituales de herramientas muy diversas, fabricadas en sílex, hueso, asta y otros materiales. El manejo diario de los útiles las haría buenas conocedoras de las características de los materiales empleados, del diseño de cada herramienta, de su mejor utilización y de su mejora o perfeccionamiento.

Todos iguales pero diferentes. Conchas y dientes de animales perforados y convertidos en colgantes pudieron ser simples adornos personales, o quizá algún tipo de símbolo que distinguiera a algunas personas del grupo, o que identificara a todas ellas frente a otras gentes.  En todo caso, según las evidencias arqueológicas, el uso de adornos no era una cuestión de sexo. En muchas de las figurillas femeninas del Paleolítico se aprecian adornos grabados o esculpidos sobre el cuerpo, como collares, brazaletes, diademas o capuchas.  Los collares son elementos simbólicos que acompañan tanto a mujeres como a hombres en los enterramientos del Paleolítico superior; en el inicio de nuestra Historia los adornos no son objetos sexuados. En la reconstrucción del pasado a partir del registro arqueológico, los adornos han sido interpretados como elementos simbólicos portadores de códigos relativos a jerarquías, funciones religiosas o mágicas, o de identidades de géneros, entre otros. Sin embargo, en el primer periodo de nuestra Historia, el Paleolítico superior, la presencia de estos adornos en espacios de vida y en espacios de muerte no diferencia a las mujeres de ningún otro miembro del grupo, sino todo lo contrario. Esta puede ser una argumentación para caracterizar a las comunidades de cazadores del Paleolítico sin rasgos diferenciadores basados en el sexo de sus miembros

Uno de los adornos más frecuentes en los tiempos de Altamira son los colgantes fabricados sobre caninos atrofiados de ciervo. Estos dientes perforados y, en ocasiones, decorados son hallados tanto en lugares habitados como en enterramientos del Paleolítico, formando parte de ajuares funerarios que acompañan tanto a mujeres como a hombres. En la investigación arqueológica, las sepulturas y su contenido conforman normalmente “contextos con sexo”; adquieren valor explicativo porque fundamentan la caracterización socio-económica de la sociedad que las ha creado y utilizado. Los conjuntos funerarios pueden ser indicadores de identidades sociales reconocidas por las comunidades que depositaban los ajuares junto a los cuerpos.

La respuesta a preguntas como ¿dónde están las mujeres de la Prehistoria?, o ¿cuál fue su papel en los inicios de nuestra Historia? a partir de los restos arqueológicos conservados requiere que evitemos desde la investigación una perspectiva que parta de la separación de los mundos masculino y femenino. ¿Estaban necesariamente separadas en el seno de las comunidades paleolíticas las tareas cotidianas como la producción de útiles y el uso habitual de éstos? Probablemente no.

 

Comentarios

  • Alberto

    ¡¡Intererante artículo!! A veces es bueno mirar hacía atrás para darse cuenta de que las cosas no siempre son como nos las han contado y este es un ejemplo muy claro. Alguien, en algún momento de la historia, decidió que estamos donde estamos gracias al “hombre de las cavernas” , la “evolución del hombre”…etc. Lo peor de todo es que no se trata de una mala utilización del lenguaje sino de una mala interpretación de la realidad.
    El hombre y la mujer fueron en la prehistoria, y son en la actualidad, fundamentales dentro del grupo y de la sociedad. Seguramente que en la Prehistoria la mujer que se encargaba durante toda su vida a la crianza de sus hijos era tan importante como la que se encargaba de la pesca, de la recolección y de la fabricación de las herramientas. Volvamos atrás y aprenderemos la importacia de las aportaciones de cada persona al grupo.

    • Altamira

      Así es Alberto, el uso del lenguaje ha hecho invisibles a las mujeres de la Prehistoria durante mucho tiempo. Por eso en los museos aprovechamos la celebración del Día Internacional de la Mujer para recordar a las mujeres como parte activa de nuestra historia. Si te interesa este tema no te pierdas el catálogo virtual que ha publicado esta semana el Ministerio sobre Ausencias y silencios de las mujeres en nuestra historia en http://www.mcu.es/novedades/2012/nov_Ausencias_Silencios.html.

  • Lola

    El adorno personal!!! Un tema de la prehistoria que desconocía por completo y que realmente me interesa. Dónde puedo recabar más información ??? Existe algún tipo de material educativo en el que se trabaje este tema??? y el ajuar funerario???? Yo me había quedado en las tumbas egipcias y resulta que en la Prehistoria ya enterraban a sus muertos y además con ajuar funerario y todo!!!

    • Altamira

      Lola: Es realmente fascinante observar la delicadeza, la exquisitez y la inteligencia con la que fueron pensados y fabricados algunos de los adornos más antiguos que conocemos. Y puesto que es uno de los aspectos con que podemos identificarnos con los primeros Nosotros, es uno de los temas que el Museo de Altamira propone en algunos recursos educativos. En la web del museo, encontrarás un recorrido temático sobre los dientes de ciervos convertidos en joyas http://museodealtamira.mcu.es/Usuarios/recorridos_tematicos.html y un Itinerario didáctico sobre el ajuar funerario de una mujer del Paleolítico,”Dime qué te llevas a la tumba, y te diré quién eres”, en http://museodealtamira.mcu.es/Usuarios/itinerarios_didacticos.html. ¡Esperamos que te gusten Lola!¡Y que te resulten útiles con tus alumnos!

  • Lola

    ¡Gracias por la información! He visto que el itinerario “Díme qué te llevas a la tumba y te diré quién eres” está pensado para la EPA, había pensado poder realizarlo con mis alumnos de bachillerato, sería posible??

    • Altamira

      Lola: Los alumnos de Bachillerato han adquirido ya un nivel competencial superior al nivel para el que ha sido pensado ese Itinerario didáctico, por lo que les puede resultar demasiado sencillo. Sin embargo, el tema puede ser muy interesante para ellos, y puede dar lugar a más acciones en el aula sobre lo simbólico de algunos comportamientos humanos, como los rituales del enterramiento, los ajuares funerarios. En cualquier caso, puesto que el Itinerario se puede descargar desde la web, puedes valorar si es adecuado para tus grupos con alguna adaptación. Cuenta con nuestra colaboración para ello. ¡Esperamos tus propuestas!

  • Rómulo-Antonio Tenés

    Una mujer aparece grabando un utensilio en un grabado de Émile Bayard para el libro de Louis Figuier “L´Homme Primitif” (1870). UNED, El Arte en la Prehistoria, 2010, p. 67. En cuanto al lenguaje conveniente resulta estudiar los barbarismos que vienen. Ej.: Juez/Jueza (horrible) Fiscal/Fiscala… Crítico/Crítica… ¿Dentista/Dentisto? ¿Mosca/Mosco? ¿Gusano/Gusana? ¿Miembro/Miembra? Imaginen en l´Académie Fraçaise discutiendo si “Membre” debe decirse “Membresse” en el caso de una dama.
    Fdo. Rómulo-Antonio Tenés, estudiante de Historia del Arte.

  • Víctor Chaos

    Una interesante muestra del papel de la mujer en la prehistoria es la exposición itinerante del Museu de Prehistòria de València: http://www.museuprehistoriavalencia.es/ficha_exposicion.html?cnt_id=28

    • Altamira

      Es cierto Víctor, es una exposición muy interesante, que también recaló en Santander en 2011. Y es muy recomendable, igualmente, la lectura del libro publicado en relación con esta exposición, titulado también “Las mujeres en la Prehistoria”, que recoge las líneas actuales de investigación que visibilizan a la mujer en el relato de la (Pre)Historia. Gracias por la recomendación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Imagen CAPTCHA

*