La calma de la pradera

En la cueva de Altamira, a pocos metros de su gran boca de entrada, pero ya en el umbral de la penumbra y la oscuridad, se abría un espacio cavernario singular, que resultó muy atractivo para las personas que frecuentaban este lugar en el inicio de nuestra Historia. En el techo de este espacio la superficie de la roca caliza sobresale con sugerentes formas
Leer más »


Primavera en la cueva de Altamira

En la cueva de Altamira nuestros antepasados pintaron y grabaron animales que veían cada día en su entorno y que conocían bien, pero no eran necesariamente los más abundantes ni los más cazados o consumidos. El bisonte es el animal más representativo en el arte de esta cueva que estuvo habitada por cazadores especializados en la caza del ciervo. En esa zona tan especial
Leer más »


Un invento fabuloso

Hace unos 20 000 años alguien pensó en la necesidad de crear un útil que sirviera para manejar más fácilmente los hilos y cuerdas fabricadas con fibras vegetales o con tendones que los grupos de cazadores – recolectores del Paleolítico empleaban en sus tareas cotidianas y que tan imprescindibles eran en su vida nómada. Desde entonces, la aguja ha permanecido en nuestra cultura material;
Leer más »


Altamira, Patrimonio Mundial

Los lugares con arte rupestre conservan la expresión de nuestra memoria más remota, o quizá debiéramos decir “amnesia”, ya que los por qué y para qué de esas primeras imágenes humanas no los conocemos, los hemos olvidado. Sin embargo, nos asombran continuamente los resultados de la investigación sobre este patrimonio cultural del inicio de nuestra Historia, y las posibilidades de saber más mediante la
Leer más »